Los Pilares Básicos de la Estrategia de Internacionalizacion

Todos los que nos dedicamos al apasionante mundo del comercio exterior conocemos bastante bien el ICEX, España Exportación e Inversiones. El ICEX es una entidad pública que tiene como misión promover las exportaciones de las empresas españolas así como favorecer la inversión extranjera en España. Junto con las entidades territoriales análogas (IVEX, Extenda, etc), es el principal instrumento de nuestra administración para que podamos alcanzar el nivel de internacionalización que tanto necesitamos en la actualidad.

Para conseguir su objetivo, el ICEX nos proporciona una serie de servicios y herramientas muy útiles tanto para las empresas como para los profesionales. Desde servicios personalizados en el exterior (identificación de socios comerciales, apoyo logístico, misiones comerciales, etc.), hasta herramientas útiles para la internacionalización (tales como Pasaporte al Exterior, oportunidades de negocio, estadísticas, etc.) pasando por los programas de apoyo a la exportación como el ya extinguido programa PIPE, y su sustituto ICEXNEXT, programa al cual se han acogido 616 empresas españolas en el periodo mayo 2012-mayo 2013.

Yo quisiera hacer referencia a una herramienta del ICEX la cual, en mi opinión, es una de las más completas que existen para la internacionalización de PYMES españolas: se trata de Pasaporte al Exterior (y aquí me gustaría hacer un pequeño inciso con el fin de que los que conocéis esta herramienta me dierais vuestra opinión y así contrastarla con la mía). Pasaporte al Exterior es una guía muy completa desde donde, de una manera sistemática y ordenada, se recogen todas las fases necesarias para la internacionalización de empresas dentro de un marco de planificación estratégica y operativa, facilitando también el contacto con organismos y entidades de apoyo financieros y de gestión.

Pasaporte al Exterior consta de 15 capítulos y de 71 epígrafes. El motivo por el que me he decidido a escribir este artículo es resaltar la gran importancia de uno de los primeros epígrafes, sin el cual considero que nuestro proceso de internacionalización no puede seguir adelante. Se trata de Los pilares básicos de la estrategia de internacionalización. Según los autores, estos pilares básicos son cuatro:
– Liderazgo y cultura de planificación estratégica.
– Habilidades de gestión; capacidad de aprendizaje continúo.
– Capacidad de identificar de oportunidades de negocio y respuesta inmediata a esas oportunidades
– Financiación.

Fijaos que el texto habla de “Pilares básicos” y a uno le viene enseguida a la mente los pilares de carga de un edificio. No soy un experto en el tema de la construcción, pero no hace falta ser un lince para saber que si un pilar de carga se deteriora o se destruye, el edificio se viene abajo. Asimismo, tampoco se necesita haber estudiado en Salamanca para saber que un edificio ha de comenzar a construirse por su estructura, y una vez terminada esta, se empiezan colocando los tabiques y demás instalaciones.

Como uno ya va teniendo unos años y, por ende, va acumulando experiencia, puedo dar fe de que la empresa española tiene muy poco espíritu de planificación en general. Esto no es un tema nuevo, muchos de los compañeros que escriben en estos foros hablan muy a menudo de casos de errores de planificación garrafales. No se trata de volver sobre ello ya que, como decía en otro artículo de este blog, es necesario equivocarse para seguir creciendo.

Pero donde no debemos equivocarnos nunca es en el establecimiento de estos cuatro pilares básicos. Si no tenemos unos buenos cimientos, no podremos nunca construir ni un edificio ni un plan de internacionalización; nuestro plan será imposible y no valdrá la pena continuar trabajando para dar palos de ciego. En cambio, si tenemos unos buenos cimientos, cualquier error que podemos cometer siempre será mucho menos traumático subsanarlo.

Liderazgo y cultura de planificación estratégica.-  Cuando leo en cualquier foro acerca de los problemas más habituales de las empresas españolas a la hora de exportar, siempre aparece en primer lugar la falta de una planificación estratégica adecuada. En España tenemos un importante déficit de cultura de la planificación estratégica. Cuando estudiaba “La función de la Planificación” en el primer curso de la licenciatura de empresariales en la UNED y luego me iba a trabajar, tuve la ocasión de comprobar in situ que una cosa es lo que nos enseñan en la facultad y otra lo que se hace en las empresas. Estábamos hablando dos idiomas completamente distintos. Hoy en día el entorno está sujeto a un constante cambio por lo que la planificación estratégica, no solamente es imprescindible sino que hay que hacerla de una forma constante y no una vez al año, creando además elementos de control y corrección.

Capacidad de aprendizaje continuo.- En España históricamente no le hemos dado la importancia que tiene al espíritu del aprendizaje de una forma constante y sistemática, aunque, eso sí, creo que las nuevas generaciones sí lo están teniendo en cuenta. La causa, en mi opinión, ha tenido más que ver con temas sombríos, de tipo miedos personales, como impedir que el subordinado sepa más que yo, y tonterías similares. Es más, yo siempre he oído eso de que “lo que yo sé, lo sé por los batacazos que me he pegado” o “lo que yo sé, se viene conmigo a la tumba”. Hoy en día es fundamental para las empresas que el conocimiento no se quede solamente en la dirección, sino que sea toda la organización la que participe. La información ha de fluir dentro de la empresa, no ha de ser algo que se estanque en unas determinadas áreas. Con los medios con los que contamos actualmente para acceder a toda la información que  necesitamos, quien no aprende es porque no quiere.

La identificación de oportunidades de negocio y respuesta inmediata.- La capacidad para responder de una forma rápida y eficaz ante una oportunidad de negocio en el exterior es el resultado de haber confeccionado con anterioridad un plan estratégico eficiente. Una vez descubierta esa oportunidad, no hemos de volvernos locos y hacer las cosas bien, definiendo muy bien nuestros objetivos y efectuando una adecuada planificación financiera.

Financiación.- La capacidad financiera de la empresa empieza, lógicamente, por el balance y la cuenta de resultados, pero pasa también por tener definidos unos buenos planes, estratégico y operativo, de internacionalización. Vivimos unos tiempos difíciles en cuanto a posibilidades financieras, es cierto, pero cuando se trata de ir a pedir crédito hemos de llevar los deberes hechos. Pero, ojo, tengamos cuidado cuando se trata de aprovechar las oportunidades y los recursos financieros: hemos de decidir anticipadamente las necesidades de dinero y su correcta aplicación. Se dan muchos casos de empresas que dedican todos sus recursos financieros a su producto, creando, eso sí, un producto maravilloso, pero no dedican ningún recurso a su comercialización con lo cual el fracaso está asegurado.

Resumiendo; al igual que ocurre con los edificios, la PYME, a la hora de internacionalizarse,  ha de tener una estructura fuerte, capaz de soportar cualquier eventual movimiento sísmico. algo a lo que. desgraciadamente, está muy expuesta la actual economía española.

Leave a Comment

NOTE - You can use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

4 × 5 =